Cargando

Ronda:
Monumentos de Ronda

New Bridge Convent of Santo Domingo Los Condes de Santa Pola's house
El Rey Moro's House La Mina's Stair El Marques de Salvatierra's Palace
Felipe V's Arc Old Bridge or Santa Cecilia's Bridge Arab Bridge or Tanneries Bridge
Arab Baths Walls of Ronda Hanging Gardens of Cuenca
Jalifa's House San Sebastian's Minaret Town Hall
Mayor Church Convent of Santa Isabel de los Angeles Convent of La Caridad
House-Palace of Mondragon Moctezuma's Palace El Gigante's House
Church of Peace San Juan Bosco's House Bullring
Socorro's Church Circle of Artists Alameda del Tajo
Convent of la Merced Monument to the Virgin of Rocio The Old Descalzos
Parish of St. Cecilia Virgin of los Dolores Small Temple Mother of God Convent
Parish of Padre Jesus Fountain of Eight Pipes El Espiritu Santo's Church
Almocabar Gate Convent of Las Franciscanas Convent of San Francisco
Virgin of La Cabeza Shrine and San Anton's Caves La Hidalga's Aqueduct Acinipo
Pileta's Cave
Acueducto de la Hidalga

Sus obras se inician a la vez que se finalizaba el Puente Nuevo, ya que ambas eran complementarias puesto que el puente también serviría, para conducir las aguas a nuevas fuentes de las que existían muy pocas en la ciudad. Al superintendente de las obras municipales Don Diego de Cañas que fue quién llevó las más importantes gestiones para que se concluyese el Puente, le sustituyó pocos meses más tarde de su conclusión el Vizconde de las Torres de Luzón, que casi de inmediato el 25 de mayo de 1789 inicia las obras del acueducto, que fueron financiadas con cargo al mismo presupuesto del autorizado para la construcción del Puente y las mismas concluyen el 1 de enero de 1798, tras varias fases y paralizaciones por falta de recursos. Sus conducciones llevaron agua de la Hidalga y Coca, a las que se le unió también el manantial de la Toma , hasta la fuente de los Ocho Caños o de Santa Cecilia, el Portichuelo y diversas fuentes que se construyeron en el Mercadillo, a través del Puente Nuevo.

El estado actual de este acueducto es de absoluto abandono y necesita una restauración urgente para que no se pierdan los restos históricos de tan importante obra para el abastecimiento de las fuentes de nuestra ciudad en el siglos XVIII y XIX, y que especialmente hermosearía la entrada a Ronda por la carretera de El Burgo.