Cargando

Ronda:
Monumentos de Ronda

New Bridge Convent of Santo Domingo Los Condes de Santa Pola's house
El Rey Moro's House La Mina's Stair El Marques de Salvatierra's Palace
Felipe V's Arc Old Bridge or Santa Cecilia's Bridge Arab Bridge or Tanneries Bridge
Arab Baths Walls of Ronda Hanging Gardens of Cuenca
Jalifa's House San Sebastian's Minaret Town Hall
Mayor Church Convent of Santa Isabel de los Angeles Convent of La Caridad
House-Palace of Mondragon Moctezuma's Palace El Gigante's House
Church of Peace San Juan Bosco's House Bullring
Socorro's Church Circle of Artists Alameda del Tajo
Convent of la Merced Monument to the Virgin of Rocio The Old Descalzos
Parish of St. Cecilia Virgin of los Dolores Small Temple Mother of God Convent
Parish of Padre Jesus Fountain of Eight Pipes El Espiritu Santo's Church
Almocabar Gate Convent of Las Franciscanas Convent of San Francisco
Virgin of La Cabeza Shrine and San Anton's Caves La Hidalga's Aqueduct Acinipo
Pileta's Cave
Casa-Palacio de Mondragón

Es la actual sede del Museo de Ronda. También conocido como Palacio del Marqués de Villasierra. Cuenta la leyenda que fue construido por el rey de Ronda, Abomelic, a principios del siglo XIV. Fue sede de los sucesivos gobernadores que tuvo nuestra ciudad, el último El Zegrí bajo la época nazarí.

De este periodo no queda nada, ya que fue prácticamente reedificado a finales del siglo XVI por Melchor de Mondragón, del linaje donde toma su nombre. Posee unos pasadizos subterráneos que comunican con el antiguo castillo de la ciudad. Es toda de piedra, con unas preciosas torres mudéjares.

La portada es quizás la más importante de Ronda, a base de doble orden de columnas pareadas sobre pedestal dórico el bajo, y jónico apilastrado el alto. Se corona la organización con un frontón curvo. Sobre la clave del dintel de la puerta se adosa un magnifico escudo nobiliario de los Mondragón, interesando dintel, arquitrabe y friso, y con la corona desarrollada sobre la cornisa. El orden alto sirve para alojar la tercera ventana de la planta alta y se protege con estupenda barandilla de cerrajería. También se debe resaltar la rica decoración del friso del orden alto, mediante temas muy sencillos de inspiración arquitectónica, en pequeños recuadros cajeados, así como los roleos y soles que decoran los fondos del frontón.

Es primoroso el patio de entrada con galería en dos de sus testeros, con arcos de medio punto, arquitrabe, friso decorado con triglifos, metopas y cornisa, todo magníficamente labrado en ladrillo, sobre columnas de mármol con basa y capitel corintio renacentista de gran calidad. En el triángulo curvilíneo formado por los arcos y el arquitrabe se abren óculos circulares, constituyendo un elemento muy característico de la organización.

En este patio y en el ángulo que forman las galerías, arranca la escalera principal, cubierta con bóveda de media naranja sobre pechinas profusamente decorado en escayola pintada, de gran sabor popular.

Contiguo a este patio existe otro, adintelado, organizado con basas, columnas y capiteles aprovechados de muy diversa procedencia pero de gran interés. Los dinteles se apoyan sobre zapatas de madera montadas sobre los capiteles. Tiene galería en tres de sus lados y sólo se conserva en planta baja.

De gran belleza es el patio más cercano a la cornisa del tajo por el que se accede al jardín. Es un patio mudéjar, muy original con triple arquería baja en tres de sus lados, constituida por arcos de medio punto primorosamente aparejados en ladrillo raspado sobre columnas de mármol con base, capitel y ábaco.

Todo este cuerpo dieciochesco se ocupa en planta baja con el apeadero y la cuadra y en planta alta con magnífico salón cubierto con artesonado de tres paños y dos alcobas laterales cubiertas con envigados. Del artesonado son muy ricos los temas del almizate, con lazos y piñas de ocho lados.